preloader
Edit

Quienes Somos

RENE es una institución de Fisioterapia y Rehabilitación que trae consigo diversas herramientas de intervención en la rehabilitación  neurológica con el objetivo de ayudar a mejorar al paciente, sus capacidades motoras, sensoperceptuales y cognitivas, así como aspectos vinculados al movimiento, el equilibrio y la postura.

Contacto

Este trastorno afecta a la forma en la que se desarrolla el cerebro y la actividad de este. Eso provoca ciertas dificultades en la atención, la concentración y, el autocontrol. 

¿Cuáles son los síntomas del TDAH?

Cualquier niño vive momentos en los que le cuesta prestar atención, escuchar y seguir indicaciones, estar quieto o esperar su turno. La diferencia con los niños que sufren TDAH es que las dificultades con las que tienen que lidiar estos últimos son más frecuentes y mayores.

Los primeros síntomas que vas a poder detectar en ellos suelen estar en uno de estos tres grupos:

  1. Falta de atención. Estos niños suelen tener muchas dificultades para prestar atención y concentrarse. Acostumbran a perderse detalles, no escuchar bien lo que se les dice e incluso no acabar lo que empiezan. Suelen parecer personas distraídas y olvidadizas.
  2. Hiperactividad. Esto provoca grandes problemas en momentos donde se tienen que encontrar sentados, callados o actuar de forma tranquila. Son niños muy movidos y que se suelen aburrir con facilidad.
  3. Impulsividad. Básicamente se trata de actuar antes de pensar. Tienen tendencia a interrumpir, empujar o agarrar a otros y dificultades cuando les toca esperar. Pueden llegar a hacer lo que quieren sin pedir permiso, experimentar emociones demasiado intensas y actuar de una manera arriesgada.

Tanto padres como maestros pueden notar alguno de los aspectos del TDAH en edades muy tempranas. Pero es normal en la conducta infantil ser distraídos, inquietos, impacientes o impulsivos; estos no son motivos suficientes para determinar el TDAH.

La capacidad de concentración y el tener autocontrol se pueden ir trabajando y desarrollando conforme el niño va creciendo. Estas cualidades las van aprendiendo poco a poco con la ayuda de los familiares y los profesores. Cuando estas habilidades no evolucionan o empeoran, causando problemas escolares, con las amistades o incluso en la familia, es posible que tu hijo tenga este trastorno.

¿Cómo se trata el TDAH?

El tratamiento para el TDAH suele incluir lo siguiente:

– Terapia conductual. Los profesionales están especializados y tienen las herramientas apropiadas para ofrecerle a estos niños la ayuda que necesitan. De esta manera, aprenden a mejorar sus habilidades sociales, a gestionar sus emociones y a planificar las cosas.

– Herramientas para los padres. La conducta de los niños se ve muy influenciada por los padres. Por eso es importante que, como tal, sepan cómo deben actuar respecto a los problemas conductuales a los que se enfrenta un niño con TDAH.

– Apoyo escolar. Los profesores deben ofrecer su ayuda a los niños que tienen que lidiar con estas dificultades para que su rendimiento académico sea mejor y se lo pasen bien en la escuela.

– Medicación. Existen ciertos medicamentos para el TDAH que ayudan a activar la capacidad cerebral para concentrase por periodos más largos de tiempo, estar calmado y autocontrolarse. Esta ayuda no ha de ser nunca la primera opción y tampoco la única opción. 

La terapia farmacológica ha de ir acompañada de un tratamiento neuropsicológico para que el niño/adolescente aprenda estrategias que le permitan mejorar, además de ser revisada por especialistas médicos (neuropediatras y/o psiquiatras infantiles).

Un buen tratamiento ayuda sorprendentemente a los niños que sufren de TDAH. Además, la ayuda tanto de padres como de profesores es crucial para mostrarles el camino para conseguir estas habilidades de autocontrol y concentración de las que carecen.

Para los niños que sufren este trastorno, no tratarlos supone tener que lidiar con una serie de dificultades que otros niños no tienen. Esto puede conllevar a sufrir depresiones, pensamientos negativos, malas notas, baja autoestima y a crear conflictos. Por eso es tan importante detectarlo a tiempo. Si crees que tu hijo tiene TDAH, programa una cita con Neural, te orientaremos.